jueves, 11 de noviembre de 2010

Si no esperas...

Me espera contando los segundos con el cuchillo,

Me espera meditando con muecas distintas a cada segundo,

Me espera...


Me espera la silueta tonta del vestigio de lo recién comido

Que por no haber sido herida te lo responde con sonrisas…

Me espera la catedral fría por fuera mientras se mira al cielo por dentro…

Me sigue esperando mirar el cielo por dentro…


Allá esta y no acá,

Bendecidos aquellos que solo piensan en el futuro,

Que no recogen las alucinaciones de los locos ni los embustes de los cuerdos,

Que permiten violaciones contra ellos mismos mirando distantes

Porque después perdonaran y así castigaran,



¿Pero que es lo que estoy haciendo?

¡Mintiendo…!



No me esperan ni las pulgas ni el frío de mis sabanas,

No me espera la cerradura porque no quiere comer dientes,

No me espera mi familia porque la familia esta desesperanzada..


Las palabras bonitas ni las oraciones perfectas, ni

Una sola molestia, ni una sola decencia…

Nada espera nada,

Pero la paciencia es el mismo fantasma,


El futuro es escaso, una ilusión que no engaña si no pides demasiado,


Acá esta y no allá,

¿Acá?

Esto es más triste que un desierto en ruinas cavado hasta su médula

Perseguida, perseguida por los hombres que de ella querían vida…


Para los vagos de corazón nómada la vida nos la da tu mirada,

Podemos morir de hambre en una sola noche y también en un solo instante

Si en ese instante te volteas o me dices con tu cara que no me esperas…

Que no cuentas ni los segundos,

Que no gestas ninguna mueca,

Que la espera inhibida fue una alucinación más del nómada…


Silueta tonta, tal vez de seguir mintiendo la sonrisa ahora estaría en mi boca.

No tengo nada que decir si no estas aquí.


(Sin espera no hay recompensa)

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.