sábado, 11 de diciembre de 2010

tambaleo y suelo

Shit! Me sobran los brazos y la cabeza porque se hace humo el cuerpo,

se dejan abandonar los momentos de la misma forma en los hechos no son nada

y un recuerdo viscoso de lo que no ha sido

atormenta mi cabeza rápida y ya sin sentido…


Estoy oculto y eso me alegra, me hace feliz y me hace portar un puñal detrás de mis cejas

con el cual defenderme si alguien me encuentra…

¿Pero por qué alguien habría de buscarme? Uno sólo busca lo que necesita

y si alguien me necesita seria muy cruel darle muerte o quemar esa tierra…

¡Pero ya por costumbre lo hago! ¿Quitarme mis harapos y mis penas?

¿Quitarme también la piel y mi animalidad?

¿Dejarme en pos de una sutileza constante como el árbol que sin moverse esquiva el viento? No… io no soy así, aunque me gustaría serlo…

las amistades se derrumban ante mi sola mirada

y el amor es algo que al final no está vivo…


Tengo sólo una manera de sobrellevar la indiferencia que el mundo me tiene,

pero no creo en ella,

tampoco creo en que ahora deba volver a darle la espalda al mundo… ni siquiera a mi mismo…

debo dispararme, ser una bala… dejar de mirar, dejar de observar… cerrar los ojos a todo y sólo no querer nada, para que nada me ate, para tampoco sentir indiferencia,

construir una torre invisible, con puertas de bayonetas vacías y espadas sin filo,

pasarme a llevar como se coge algo con apuro y llevarme tan rápido al infinito vacío como pueda este suspiro…


No hay instante que no sea un suplicio

mil toneladas de vacío cayendo siempre a mis sentimentalismos,

se acabaron los bares, se acabaron las cervezas, ahora sólo me queda pensar

en esto y en lo otro… divertirme abriendo los regalos del mundo y aburriéndome sin sorprenderme…

quedara escrito, en esta pagina del destino,

que si no me pego un tiro

es porque no soy yo mismo.

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.